¿Vuela con niños pequeños estas vacaciones?

Si parte de un aeropuerto grande, realizar el check-in será más fácil que nunca. El aeropuerto de Praga Vaclav Havel ha acelerado el tránsito por el aeropuerto para familias con niños desde junio. “Este es un paso especial a través del control de seguridad de la Terminal 2, para destinos del espacio Schengen”, informa Kateřina Pavlíková del aeropuerto de Praga.

Este paso especial está marcado con un símbolo de avión de papel (en la pared) y está destinado principalmente a padres con niños en una silla de paseo. Será usado por los que viajen a destinos turísticos europeos populares como Grecia, España, Italia y más.

“Durante el control de seguridad, los niños más grandes caminarán a través del detector por separado. Puede pasar por el detector con el hijo más joven en brazos”, informa el portavoz, mencionando también que los trabajadores han sido entrenados para trabajar con niños. El aeropuerto también ofrece decenas de sillas de paseo destinadas a facilitar el viaje con un niño de forma gratuita desde el mostrador de facturación hasta el embarque, donde se devuelve la silla.

“Si está usando su propia silla de paseo, debe doblarla para pasarla por el escáner con el fin de que sea revisada”, comenta Pavlíková. Las sillas de paseo son entregadas después al operador del aeropuerto justo antes de embarcar, ya sea en el puente de embarque o directamente delante del avión en el que va a embarcarse.

 

Como en la clase business

Acelerar el tránsito por el aeropuerto también se puede hacer de otras maneras, no solo cuando se viaja con niños. El aeropuerto ha introducido un nuevo servicio “Security FastTrack” en la Terminal 2, que los pasajeros pueden comprar por 150 coronas, ya sea online por adelantado o en los mostradores de la Terminal 2 cerca del control de seguridad.

“Después puede utilizar un pasillo independiente para el acceso prioritario al control de seguridad para acelerar el proceso de check-in, incluso si no está en la clase business y no tiene este FastTrack incluido en el billete”, explica Pavlíková. La capacidad del Security FastTrack es suficiente, por lo que los pasajeros podrán decidir por sí mismos en el último momento, después de evaluar la situación actual en el aeropuerto, si desean usar el servicio o no.

 

Inspección automática

Todos los viajeros, incluyendo los niños de cualquier edad, deben llevar un documento de viaje válido, que no esté dañado y no haya sido declarado perdido o robado para cada viaje al extranjero. Sin embargo, si sale del espacio Schengen, también deberá pasar por el control fronterizo antes de salir o llegar a la Terminal 1.

“También puede acelerar su check-in gracias a un sistema de control fronterizo E-Gate simple y automático. Este puede ser utilizado por todos los ciudadanos de la UE mayores de 15 años que tengan un pasaporte biométrico”, informa el teniente Robert Vaněk de la Inspección de Policía Extranjera de la República Checa, con sede en el aeropuerto de Praga. No es posible utilizar un DNI para hacer el check-in de esta manera.

“Los pasajeros escanean sus pasaportes en un lector de documentos, que muestra una página de información personal. Una vez que el pasaporte es cargado, su aspecto real es comparado con el almacenado en el sistema. Si todo está bien, el pasajero puede pasar el control fronterizo y continuar hacia la terminal. Si no, se le pedirá al pasajero a través de la pantalla que vaya al mostrador con un oficial de policía”, explica Vaněk.

Además, alentamos a todos los pasajeros a verificar de antemano si necesitan una visa o algún documento especial para el destino, como por ejemplo el consentimiento de los padres oficialmente notariado para un niño no acompañado o acompañado por otra persona.